La primera supone 16% del consumo eléctrico en Europa